5 preguntas para Christopher Willits

«Empieza con la música 15 minutos de que se ponga el sol», esas son las escuetas instrucciones que el productor norteamericano de ambientChristopher Willits da a los oyentes de su próximo álbum, un trabajo titulado Sunset que fue publicado el pasado 14 de junio a través de Ghostly.Willits es un artista, músico y guitarrista que crea música ambiental envolvente. Es uno de los artistas principales de Ghostly International desde principios de la década de 2000, y ha evolucionado continuamente en su arte, produciendo uno de los catálogos más diversos y prolíficos de la música ambiental contemporánea. Los lanzamientos abarcan álbumes en solitario e introspectivos, audiovisuales de pantalla panorámica e ilustres colaboraciones que incluyen dos álbumes con Ryuichi Sakamoto y producciones con Tycho.

¿Dónde, cuándo y con qué herramientas fue producido?

La mezcla inmersiva de Sunset se completó en Envelop SF. Utilicé el Overlap Studio para masterizar antes de espacializar todo con Ryan Kleeman. La base de la guitarra y el sintetizador las grabamos en los estudios SnowGhost en Montana con Brett Allen. La edición y los sintetizadores y guitarras adicionales los añadimos en en mi estudio en The Dojo en San Francisco.

¿Cuál fue el objetivo principal cuando comenzó a producir el álbum?

La intención es crear un espacio para que las personas escuchen, se relajen y se rindan en su interior.

¿Quién hizo la portada?

Yo mismo creé la portada junto con Alingo Loh, un artista y diseñador con el que colaboro regularmente y que también es el Director Creativo de Envelop; y con Scott Hanson (Tycho). Comencé con la idea de algunas fotos al atardecer que me encantan, pero me pareció demasiado específico para simbolizar la música, así que comencé a pensar en los colores y el tiempo. Alingo me ayudó a crear un color degradado, una línea de color por minuto del álbum. Luego jugué mucho con la gradación de color para obtener los tonos y la textura correctos. Scott luego sugirió que lo pusiéramos en un borde blanco, y ayudó a hacer ese toque final y realmente importante. La pieza final es una puesta de sol abstracta que cualquiera puede conectar con sus propios recuerdos.

¿Quién te ha influenciado más a la hora de producirlo?

Todo el tiempo me metí tan en profundidad en el sonido de la guitarra y el sintetizador que la música guió el proceso y me dijo lo que parecía correcto. También he estado pensando mucho en mis padres y en cómo esta música puede apoyarlos a medida que comienzan el ocaso de sus vidas.

¿Cuáles son tus planes para el futuro (en términos de producción / conciertos)?

Actualmente estoy trabajando en algunas remezclas que realmente me entusiasman, algunos proyectos de vídeo y un montón de otro material que está comenzando a convertirse en nuevos álbumes.